jueves, 7 de abril de 2016

OTRA DE KAPOK


En estos días estuve preparando un grupo de trabajitos para vender como recuerdos de Villa Elisa (Entre Ríos, Argentina) y entre esos volví a las flores tejidas con capoc o kapok, la fibra algodonosa que envuelve las semillas del palo borracho 
(ceiba speciosa según Wikipedia)

El hilado que estoy logrando cada vez con mas confianza, no se compara con la lana de oveja, algodón, u otros hilados convencionales, éste es bastante frágil y aunque intento tejer cosas mas elaboradas, extensas y fuertes, aún me queda mucho por aprender, mientras comparto lo que tengo:
En esta foto está es la fibra que tengo guardada desde la temporada pasada, hoy en abril los árboles están en plena floración, luego se llena de frutos verdes, del tamaño de una palta, y después que maduran se van abriendo y liberan estos blancos capullos que el viento se encarga de diseminar por toda la ciudad o el campo, obvio.
 En cada porción viaja una semilla con el poder de germinar fácilmente.

En estas cajitas que preparé esta semana, además de las semillas que ocupé para decorar el centro y que están cosidas, puse 2 o 3
semillas sueltas en la caja para poder plantar, una tarjeta con explicaciones, (consejo para artesanas: poner explicaciones de lo que están tratando de vender)
y la caja de acetato... es de plástico reciclado de botellas de gaseosas, la parte mas lisa de la botella, además de transparente es resistente y perfecta para lucir este souvenir y protegerlo por mucho tiempo:


Este arbolito en un balde es la prueba de la germinación, tiene como 15 o 18 años, lo plantó uno de mis hijos en una taza y este año lo pasé al balde y pegó el estirón, lo ideal sería darle libertad en la tierra pero no tengo lugar para un bosque, y sus propiedades, las quiero cerca, como un bonsai:




Blue Spinning Frozen Snowflake Blue Spinning Frozen Snowflake Cute Red Pencil